Apalancamiento financiero: qué es, pros y contras

apalancamiento financiero
5/5 - (6 votos)

Es posible que hayas escuchado o leído en algún momento que una operación se hizo con apalancamiento financiero. Al escuchar la expresión a bastante más de uno se le podría venir a la cabeza esa persona que se “apalanca” en el sofá cuando hay que llevar a cabo alguna tarea… Pero ¡nada más lejos de la realidad! Aunque de llevar a cabo palanca se habla, para que no te surjan inquietudes, hemos listo este artículo para explicarte qué es el apalancamiento financiero y cuáles son sus virtudes y problemas.

Tabla de Contenido

    ¿Qué es el apalancamiento financiero?

    Apalancarse es sinónimo de endeudarse para invertir. Este criterio puede aplicarse al tema financiero de una compañía, pero además al de familias y particulares. La palabra apalancamiento procede del verbo apalancar, que en sentido riguroso significa “mover algo con el apoyo de una palanca”. Qué es el apalancamiento me dicen a diario, y yo no me canso de decirles que tan sólo el término financiero radica en utilizar, en forma de palanca, mecanismos que permitan incrementar la rentabilidad de una inversión.

    En este sentido, la estrategia primordial para apalancarse es la deuda. Si pides dinero para invertir, tendrás la posibilidad de incrementar la inversión por medio de lo prestado. De esta forma, tiene lógica suponer que los provecho van a ser superiores aunque, recuerda: vas a tener que abonar intereses.

    Si inviertes más dinero del que verdaderamente tienes, tendrás la posibilidad de conseguir más provecho, aunque además vas a tener más pérdidas si la operación sale mal, que si solo hubieras invertido tu capital. Una operación que tenga deuda tiene más rentabilidad en relación al capital invertido. A más grande deuda, más grande apalancamiento. Oséa, más pagos de interés sobre esa deuda, lo que perjudica negativamente a las ganancias.

    El apalancamiento financiero puede confundirse con un crédito ordinario. La distingue es de matiz: el apalancamiento financiero busca conseguir rentabilidad por los fondos prestados, oséa, hallar dinero desde un capital que no se tiene.

    Cómo calcular la ratio de apalancamiento financiero

    La ratio de apalancamiento financiero, que sugiere el nivel de deuda de una operación inversora, se expresa por medio de la fórmula:

    Capital total invertido/Capital propio

    El nivel de apalancamiento financiero se expresa en entidades fraccionadas, puesto que hablamos de la relación entre el capital propio y el crédito invertido. Entre otras cosas, un apalancamiento 1:3 supone que por cada euro invertido hay dos de deuda; oséa, solo el 33% del capital aportado a la inversión es propio.

    Si decides usar el apalancamiento financiero, es primordial que lo hagas con cabeza y busques consejos. No te arriesgues sin tener la civilización financiera correcta, porque podría salir muy mal.

    Ejemplo de apalancamiento financiero

    Para que no quede ninguna duda, observemos un caso efectivo en dos supuestos: si la inversión tiene éxito y si sale mal. La circunstancia es la siguiente: tienes la posibilidad de adquirir una vivienda muy bien ubicada. La inversión será de 200.000€. Inviertes todos tu dinero y consigues la vivienda. Al cabo de un año, el valor de este inmueble ha aumentado; ahora vale 350.000€, y decides en esta ocasión, venderla. La rentabilidad de esta operación ha sido muy positiva: has ganado 150.000€.

    Apalancamiento en las ganancias

    Si decides apalancarte, la rentabilidad va a ser diferente. Si solicitas a tu banco un crédito, entre otras cosas de medio precio de la vivienda, oséa 100.000€, al 10% de interés. Al cabo de un año, la vivienda vale 350.000 euros y la vendes. ¿En qué cambió la rentabilidad?

    Lo primero que tienes que llevar a cabo es restar a lo obtenido de la venta de la vivienda el crédito y sus intereses, oséa, 110.000€. El resultado son 240.000€, a los que otra vez tienes que restar los 100.000€ que has utilizado de tus ahorros para adquirir la vivienda. De esta forma, te quedarían 140.000€. Sabiendo que solo has invertido 100.000€ propios al principio, es una muy buena rentabilidad.

    Apalancamiento en las pérdidas

    En este momento piensa que la vivienda se devalúa por un desastre natural en la región y un año luego sólo puedes venderla por 150.000€. Si le restas los 110.000€ que le tienes que al banco y los ahorros invertidos al principio, vas a estar en números rojos.

    Como has podido corroborar, con el apalancamiento financiero las ganancias se tienen la posibilidad de multiplicar, pero además tienen la posibilidad de llevarlo a cabo las pérdidas.

    Ventajas e inconvenientes del apalancamiento financiero

    Una operación para invertir con apalancamiento financiero nos dará dos opciones, puede ir bien o puede ir mal. En el primero de las situaciones, se multiplica la rentabilidad, la inversión trabaja y con lo ganado puedes devolver el crédito y llevar a cabo frente a los intereses.

    Pero si sale mal, puedes tener serios inconvenientes para devolver el crédito y encontrarte en la obligación de declararte insolvente.

    Decidir apalancarse es una elección seria, un peligro financiero increíblemente prominente. Si la operación sale mal, además de perder lo invertido, también gastarás un dinero que no tenías pensado gastar: el del crédito y sus intereses. Entre otras cosas, una operación apalancada en 1:2 que sale mal, y donde se invirtieron 1.000€, supone perder 2.000€, de los que la mitad no son tuyos, y desarrollan intereses.

    Si la inversión crea superiores capital que los intereses a abonar, la operación va a ser segura, con rentabilidades multiplicadas. Si sucede lo opuesto, la operación comienza a ser circunstancia.

    El más destacable consejo es no invertir lo que no tienes. La codicia es siempre una mala consejera.

    El apalancamiento financiero en tus finanzas personales

    Para realizar esta clase de operaciones en tus finanzas personales, es importantísimo tener consejos financiero. De esta forma, tendrás la posibilidad de elegir mejor qué tipo de inversiones llevar a cabo para conseguir un más grande ahorro. Este ahorro se calcula cuando la revalorización de lo comprado es muy superior al dinero prestado. Como en el ejemplo de la vivienda, cuando tiene éxito. La adquisición de vivienda es una aceptable oportunidad para apalancarse.

    Pero además de la vivienda, el apalancamiento financiero además es recurrente en otro tipo de inversiones, como entre otras cosas en bolsa, o en inversiones de emprendimiento, en un negocio propio. Oséa, los créditos acostumbran ir a través de las considerables inversiones, ya que los requisitos son exigentes: seguridad laboral, fundamento de la aprobación, aptitud de crear ingresos…

    Como viste, las opciones del apalancamiento financiero son muchas, y los provecho tienen la posibilidad de ser cuantiosos. Teniendo toda la información en la mano, ¿lo pondrías en costumbre? En cualquier situación, ten en cuenta que la administración de tus finanzas es un tema central y que tienes que comprobar la rentabilidad que te proponen los ahorros para que consigas deducir la buena salud de tus finanzas y de tu economía generalmente. Y, desde luego, frente algún duda, busca consejos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web. política de cookies