Del trabajo en la oficina al deseo de convertirse en Asistente Virtual

asistente virtual
5/5 - (14 votos)

El trabajo de un asistente virtual se compone también y sobre todo de colaboraciones. Y no me refiero solo a colaboraciones con clientes, sino también con otros profesionales, incluidos otros asistentes virtuales. Así conocí a David, colega experto en servicios de asistencia virtual multilingüe y autor del artículo que estás a punto de leer.

Tabla de Contenido

    Del trabajo en la oficina al deseo de convertirse en Asistente Virtual

    Hasta hace cuatro años, ni siquiera conocía la existencia de la figura de Asistente Virtual y mucho menos si alguna vez me había planteado la idea de convertirme en uno.

    En este artículo, quiero contarles sobre el cambio de mi vida, que me llevó a dejar mi trabajo de oficinista para convertirme en Asistente Virtual.

    Un trabajo para equilibrar la vida privada y profesional.

    Para mí, todo comenzó desplazándome por mi perfil de Facebook, durante una de las interminables ocho horas en la oficina.

    Tuve un trabajo fijo en una empresa metal mecánica durante 7 años y, antes de eso, trabajé, siempre en la empresa, pero en Estados Unidos. Yo era hija de ese concepto que requiere un trabajo fijo como único medio de vida: ¡un trabajo de verdad es aquel en la empresa con un bonito contrato fijo!

    Después de 7 años de realizar siempre las mismas tareas, encerrada en las cuatro paredes de una oficina, donde los días se sucedían indistintamente, sentí que algo en mí estaba cambiando y que quería más, sobre todo quería tener un trabajo que me permitiera equilibrar la vida privada. y vida profesional.

    Encontré un curso de Asistente Virtual en Facebook, pero no lo hice de inmediato, como suelo hacer, primero quería informarme y pedir consejo a las personas cercanas a mí. Salvo que la idea de la Asistente Virtual no se rindió, sentí que esas actividades de oficina eran las mismas que yo hacía, pero era increíble que pudiera hacerlas desde casa, en mis espacios y en los tiempos que yo dictaba.

    Por supuesto, la inseguridad del fracaso y la incertidumbre económica estaban a la vuelta de la esquina, también porque en la empresa tendían a menospreciarnos y hacernos creer que no tenían espíritu de iniciativa.

    De la inseguridad a la satisfacción de poder hacerlo

    Entonces decidí hacer el curso de Asistente Virtual entre enero y febrero, que terminé en abril. Puse mis páginas sociales en línea, creé mi logotipo y una página de destino, solo para ver si funcionaba. Me uní a varios grupos de Facebook de autónomos y asistentes virtuales cómo Become a Virtual Assistant. En uno de estos grupos encontré mi primer trabajo: el remake de un sitio en WordPress.

    De un sitio se han convertido en tres y esta persona también me ha confiado otros trabajos. El boca a boca funcionó y comencé a seguir diferentes actividades, por ejemplo. restauración de sitios web inutilizados por ataques de piratas informáticos, creación de logotipos, sitios web, cursos online, optimización del comercio electrónico, gestión de correspondencia en inglés y francés, lanzamiento de nuevos productos.

    Llegué a cierto punto en el que estaba satisfecho con cómo iban las cosas, pero sentí que tenía que dar un paso más.

    De hecho, todavía estaba trabajando en la empresa y siempre tenía prisa, dividida entre dos trabajos. Todavía no me sentía preparado para dejar la seguridad de un trabajo fijo, todavía tenía que cambiar mi forma de pensar como empleado y para llegar al verdadero punto de inflexión me confié a un coach empresarial. Inicié un camino que me permitió entender lo que significaba tener un negocio online: desde la necesidad de tener una buena planificación de actividades a medio y largo plazo, lo importante que era marcar objetivos de crecimiento, tanto económicos como profesionales.

    Sal del caparazón

    Este camino me permitió sentar las bases para un negocio a largo plazo y desde aquí implementé lo que luego definí como una “operación out-of-the-shell”. Soy muy tímido y no me gusta hablar de mí mismo. Imagínese lo complicado que fue contarle a otros sobre mi negocio. Hice un esfuerzo y comencé a contarles a mis contactos lo que hacía y cómo podía aligerar su trabajo. Por supuesto, muchos no tenían la menor idea de lo que significaba “Asistente Virtual”, pero ya conocían mi confiabilidad y profesionalismo y confiaban en mí.

    El hecho de haber adquirido un par de clientes estables me permitió encontrar el valor para dejar mi trabajo como empleado y comenzar un nuevo capítulo en mi vida, acorde con mis ritmos y mis pasiones.

    6 consejos para los aspirantes a asistentes virtuales

    Como resultado de mi experiencia, me gustaría darles a los aspirantes a Asistentes Virtuales los siguientes consejos:

    1) El primer paso para mí fue adquirir una mayor conciencia de mis habilidades;

    2) Mi "operación salió de la cáscara" ha dado sus frutos, ¡pero no termina aquí! Es fundamental seguir promocionándose online, haciendo brillar su voz y sus valores.

    3) El boca a boca funciona para encontrar algunos clientes, pero asegúrate de que sean los correctos, es decir, en consonancia con el valor que le das a tu trabajo.

    4) Me ayudó a pedir información o dudas a los asistentes virtuales más experimentados. En el grupo de Audra hay muchos muy simpáticos con los que compartir miedos, dudas, información útil.

    5) Encontrar un buen contador que responda a todas nuestras dudas en materia fiscal, pero que sobre todo responda a la fatídica pregunta "¿qué impuestos pagaré y en qué porcentaje?". Me puse en contacto con varios para luego encontrar el adecuado para mí.

    6) Confíe en sus instintos.

    Seguí mis propios tiempos y mi camino fue muy personal. Descubrí esta profesión poco a poco, di pequeños pasos para descubrirme a mí mismo y lo que podía ofrecer a los demás. Este proceso me permitió tener ideas más claras sobre cómo montar mi negocio y qué objetivos alcanzar.

    Nunca he sido fanático de "todo y ahora", ¡especialmente cuando se trataba de mi vida!

    Si trabajar como empleado te ha cansado y estás buscando una alternativa válida para encontrar un equilibrio entre trabajo y familia, entonces puedes evaluar si la actividad de Asistente Virtual es para ti.

    Puede atesorar la experiencia de otros, pero cada camino es estrictamente personal y único. Depende de ti decidir qué hacer con tu vida, qué es el momento de cambiar, pero sobre todo cómo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web. política de cookies