Los Secretos de la Mente Millonaria, de T. Harv Eker

Los Secretos de la Mente Millonaria de T Harv Eker

Los Secretos de la mente Millonaria, cuyo título inicial en inglés es Secrets of the Millionaire Mind. Es un tomo bestseller folleto por T. Harv Eker y publicado en 2005. En él, el padre nos revela los principales pensamientos limitantes que nos impiden ganar más dinero.

Este es uno de los libros que debes leer si quieres tener una mentalidad millonaria adecuada para difundir una mayor riqueza. Así que hoy te proporcionamos un resumen sobre esta maravillosa obra literaria que no puedes perderte.

Tabla de Contenido

    Un poco de la obra literaria

    El compendio trata de los patrones de conducta que todos tenemos en el subconsciente en afinidad con el dinero. Según el autor, estos patrones de actuación se aprenden en el albor y pueden llevar a cabo que tengamos una mala afinidad con el dinero.

    El neutral del compendio es darnos a conocer los patrones de crítica de los ricos y efectuar que desarrollemos una mentalidad millonaria. Los pobres no quieren ser ricos, el dinero muchas veces les funciona solo para emergencia. Su ingenio está programada para sospechar la fortuna.

    Por eso, inconscientemente, alejan toda ocasión de conseguir más dinero. Algunas de las creencias limitantes que no nos permiten arribar la fortuna son:

    • El alarma a perderlo todo.
    • El figurarse que los ricos son malos
    • El temor al ser envidiado.

    No se trata de un tomo sobre economía o patrimonio, suerte de transformación unipersonal, cuyo propósito es hacer que haya un desarrollo de mentalidad.

    Los ricos juegan para ganar, los pobres para no perder

    Los ricos intentan especular en estadía para suceder cada día unos arreos mayores al del día exterior. Entre otras cosas lo consiguen visto que se marcan objetivos financieros muy ambiciosos.

    Las personas de segmento average y baja en cambio se conforman con conseguir lo autónomo para satisfacer las facturas y asistir a fin de mes. Y, por ruina, porque la ley de la afección, si no aspiras a conseguir más, seguirás viviendo con lo mínimo.

    La gente rica pretende seguir siendo ricos, el pobre desearía ser rico

    Si no sabemos lo que queremos, en la vida vamos a lograrlo. Si queremos ser ricos, tenemos que esforzarnos y comprometernos a llegar la riqueza. De lo antónimo nos quedaremos por el trayecto y nos conformaremos con una vitalidad mediocre en términos financieros.

    La gente rica piensa en grande, el pobre en pequeño

    En emergencia, muchas veces, impide que pensemos en grande. Si queremos ser ricos, debemos darle vueltas a la cabeza en enorme. De lo opuesto, como ya hemos expresión, nos conformaremos con lo justo para residir un ánimo modesto.

    La gente rica se centra en las oportunidades. El pobre en obstáculos

    Donde los pobres ven obstáculos, en la mayoría de los casos siempre un rico ve oportunidades de mejorar. El autor tiene una consideración de crecer como tipo emplazamiento que de esta manera lo que nos parecían muy grandes ahora los veremos cómo insignificantes y de legible alternativa.

    De nuevo, todo está en tu entendimiento, y si no tienes una mente millonaria en absoluto obtendrás arribar a ser rico.

    Los ricos admiran a otros ricos. A la gente pobre le molesta

    La persona arrastrada suele meditar que los ricos son malos y egoístas. A pesar de hay muchas personas muy ricas que son terriblemente generosas y bondadosas, así como hay personas pobres que son endemoniadamente egoístas.

    Por lo tanto, las personas son buenas o malas autónomamente del estatus que tengan. En fin lo que debemos es cambia nuestra mentalidad para que podemos lograr estabilidad financiera.

    Al respecto el autor en una sección cuenta que un año, por Navidades. Estaba distribuyendo comida caliente por un barrio anecdótico de Los Ángeles en su tigre oscuro descapotable.

    Al verle, unos muchachos le comenzaron a bolear latas de cerveza como si estuvieran jugando al baloncesto y le insultaron por tener cuartos. Para terminar aparcó su vagón para simplificar la comida a una sucesión y cuando volvió a penas 10 minutos después, otros chicos le habían acanalado todo el automóvil.

    Así que a la semana venidera decidió seguir entregando la almorzada navideña a familias necesitadas, pero esta vez lo hizo en un vagón de alquiler de escalafón average-indigna. En este evento no tuve absolutamente nadie accidente con el vehículo, y eso que se trataba de precisamente el mismo barrunto peculiar al que había acudido la semana exterior.

    La proposición es que debes evitar esos pensamientos de malquerencia alrededor de los ricos si quieres subir. Por lo baza, en vez de mortificar a los ricos, debes aventajar a admirarlos, imitarlos y conocer de ellos.

    Una de las grandes ventajas es eso conocer siempre a esas personas activas y llena de ideales ejemplares. Los cuales nos ayude a superar esas metas pautadas y salir de la pobreza, que en a menudo no es económica, sino de la mente. Leer biografías sobre estas personas de seguro te ayudará para emprender un camino hacia la solución de tus problemas.

    La gente rica se relaciona con personas positivas y prósperas, el pobre con los contrarios

    Las personas ricas se rodean de personas exitosas que, además de ser positivas y entretenidas, les abrirán las filo alrededor de un éxito también mayor.

    Por el contrario, los pobres prefieren estar rodeados de «perdedores» y de chusma que no hace otra cosa que suspirar de su ámbito en vez de examinar cambiarla.

    La gente rica es más grande que sus problemas, el pobre más pequeño

    El más seguro es que no veras a un rico quejándose siempre de circunstancias problemáticas, sino más bien se centran en demarcar la solución y poder seguir avanzando en la sociedad.

    • Los pobres en cambio se limitan a gemir de sus problemas, lo cual hace que se queden estancados.
    • Los ricos son excelentes escuchando y reteniendo ideas, los pobres todo lo contrario

    Tienes que aprender a cobrar, sea cuartos, noción o lo que sea. La madurez es que, si eres un mal receptor, no percibirás nadando circunstancia que nada querrá darte nada. Y, si no recibes parné, pues no podrás hacerte millonario.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web. política de cookies