«El hombre más rico de Babilonia», Libro escrito por George S. Clason

el hombre mas rico de babilonia

En este artículo podrás encontrar un compendio del libro de George S. Classon "El hombre más rico de Babilonia". El cual es uno de los principales libros sobre educación financiera (desde 1926).

Muy recomendable porque da muy buenos consejos sobre educación financiera, pero sigue siendo muy interesante y no muy extenso.

Tabla de Contenido

    Introducción al libro. El hombre más rico de Babilonia

    "El hombre más rico de Babilonia" es una alegoría que explica el éxito de la antigua Babilonia, una de las entidades más ricas del mundo para esa época. Es una versión resumida del patrimonio existente, ya que el dinero se gastaba en comercio e incluso en préstamos en ese momento.

    Este libro sigue los episodios de diferentes actores, entre ellos Arkad, un niño que trabaja muy duro aplicando los principios de la riqueza. Esto lo convirtió en el hombre más rico de Babilonia y le permitió comprar libremente.

    En su juventud, Arkad era un escriba diligente. Pronto se da cuenta de que el dinero no trae felicidad, pero puede hacer una contribución significativa para mejorar la calidad de su vida. Luego comenzó a aprender cómo ganar más dinero, descubriendo así el conocimiento que lo ayudaría a llevar una vida más libre y satisfactoria.

    Arkad, por lo tanto, decidió que era mejor aprender de las personas exitosas y no perder nunca la oportunidad de hacerlo. Por ejemplo, un día un hombre muy rico te dio una tarea complicada y solo te dio dos días para completarla.

    Simplemente paso toda la noche trabajando fuertemente con el único objetivo que era que un hombre le enseñara las reglas de cómo se movía el dinero. Este es su consejo para él: “Cuando decidí que algo de lo que ganaba era mío, encontré mi camino a la riqueza. Será lo mismo para ti.

    Las siete maneras de adquirir riqueza

    Este excelente libro siempre fue enfocado en la vida propia de Arkad y uno más que otros habitantes de Babilonia. Cada una de estas historias termina como una propuesta de Arkad, que muestra las siguientes siete formas de ganar dinero (o, según el libro, "Cómo llenar una billetera vacía"). Te explicaré seguidamente:

    Empezad a llenar tu bolsa

    Esto es para ahorrar 10 por ciento del dinero que tanto le costó ganar siguiendo el primer consejo que Arkad recibió cuando era joven.

    Controla tus gastos

    Es importante hacer una lista de todos sus gastos para que sepa a dónde va su dinero. Una vez que haya configurado su lista, debe seleccionar los costos que necesita y mantenerse dentro del límite de ingresos del 90%. Como parte de muchos deseos insatisfechos, el resto se puede olvidar sin pensar en ello.

    Hacer que nuestro oro sea fructífero

    En palabras de Arkad, “la riqueza de las personas no está en las monedas que llevan en la billetera, sino en la suerte que han acumulado, en el hecho de que siguen fluyendo y proporcionándolas. Sigue generando tanto si trabajas como si viajas.

    Es decir, invierte sabiamente nuestro dinero y hazlo más pasivo para nosotros, genera y más si puedes beneficiarte del interés compuesto.

    Proteged vuestros tesoros de cualquier pérdida

    Antes de invertir, se debe averiguar detenidamente el ambiente y asegurarse de poder reclamarla de manera segura. No se deje enganchar por el deseo romántico de dinero rápido. Somos plenamente conscientes de los riesgos potenciales de invertir. De lo contrario, podemos perder el dinero que hemos gastado mucho tiempo y esfuerzo acumulando.

    Nuestra propiedad sea una inversión rentable

    La quinta forma de atestar una bolsa vacía es conservando una vivienda adecuada y propia. Es decir, que se considera preferible mantener una casa propia antes que vivir arrendado.

    La razón es que se reduce mucho el costo de la vida y de esta manera se puede destinar en gran parte las ganancias a la satisfacción y placeres de tus deseos.

    Asegurad ingresos para el futuro

    Es importante asegurarse de que tendremos algunos en el futuro cuando ya no funcione o ya no estemos allí para asegurarnos de que no falten nuestras cosas. Para ello, necesitamos acumular riqueza tanto como sea posible. Recomendación muy directa para lograr nuestro objetivo según el más rico de Babilonia es mediante los bienes y raíces.

    Aumentad vuestra habilidad para adquirir bienes

    En palabras de Arkad, cuantos más y más conocimientos adquiramos, más capital ganaremos. Cada negociación es cambiante y cada persona busca que este sea prospero, puesto como hombres perspicaz debemos perfeccionar para ser más útiles nuestros bienes.

    Así que siempre se debe hacer algo, ya que prosperar sin hacer nada, a menos que quieran ser dejados de lado. En el séptimo y último sistema de hacer riquezas consiste en sembrar las facultades intelectuales, aprender e instruirse y proceder respetándose a sí mismo.

    Las leyes del oro

    Este libro cambia de escena y encontramos a Arkad con su heredero Nomasir. Arkad ya es maduro y quiere cerciorarse de que su retoño podrá tramitar adecuadamente el patrimonio que reciba. Sin pensarlo dos veces Nomasir ignora la tablilla y se va sobre el patrimonio y lo juega en su totalidad en un hípico. Como era de suponerse, pierde todo el capital y como no le queda nada, decide en aquel momento hojear la tablilla.

    • El oro en cantidades siempre ha sido llevado cómodamente sin importar dicho volumen. Al caballero que deposita no menos de una décima parte de sus ganancias para crear un perfecto futuro.
    • El oro trabaja con celeridad y de modo beneficioso para el propietario experto que le encuentra un uso práctico, multiplicándose inclusive como los rebaños en los campos.
    • El oro permanece bajo el amparo del usufructuario.
    • El oro libra a la persona que inviertea excepción de cualquiera en empresas que no le son familiares. O que no son aprobadas por aquellos que conocen la manera de monopolizar el oro.
    • El oro huye del personaje que lo potencia en ganancias imposibles, que sigue el fascinante consejo de defraudadores y estafadores o que seña de su propia ignorancia y de sus románticas intenciones de transformación.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web. política de cookies